De la Necesidad de Vengar el Suicidio de mi Padre: Adicción, Educación, Imperio y Dinero

[READ IN ENGLISH]

Lo siguiente es un boceto de un ensayo que va a ser parte de un libro que será una compilación de varios ensayos que tratan de la adicción, el alcohol, la contrainsurgencia, las drogas, el imperio y la revolución. Los comentarios son bienvenidos…

De la Necesidad de Vengar el Suicidio de mi Padre:
Adicción, Educación, Imperio y Dinero

(Cody Lestelle)

En una sociedad consumadora hay inevitablemente dos tipos de esclavos: lxs prisionerxs de la adicción y lxs prisionerxs de la envidia”.—Ivan Illich

La adicción es un estado definido por el compromiso compulsivo en los estímulos gratificantes, a pesar de consecuencias adversas

Fuente: Wikipedia

El 13 de septiembre 2003, mi padre, Steven Joseph Lestelle, de manera fatal disparó una bala en su cabeza. Dejó a la familia cartas de despedida, incluyendo a mi hermano y a mí. Leimos la carta que escribió a su hermano en voz alta en el funeral de mi padre. Él explicó que se había quitado la vida para escapar de la tortura de sus demonios internos; dado que no podía vivir más sufriendo por ellos. Consiguió la pistola y se disparó.

Para muchos es evidente que mi padre simplemente se suicidó, que tomó el arma y tiró del gatillo. Él sabía perfectamente antes de hacerlo que la gente vería sólo eso. Como evidencia, están las palabras que escribió para todos nosotros. Cuando esto sucedió, yo estudiaba la preparatoria. Mi respuesta inicial a los acontecimientos fue resolver en los hechos, que había sido asesinado. Desesperadamente quise encontrar en alguna conspiración la revelación del por qué había sido secretamente aniquilado por un grupo de personas que habían elaborado su muerte como un supuesto acto suicida. Quería la oportunidad de vengar su muerte. Aun así no mantuve esas teorías por mucho tiempo, era bastante claro que las cartas habían sido escritas por él y que realmente había disparado la pistola que soltó la bala que lo mató. Sin embargo, hoy día sigo buscando venganza.

Si la adicción fue la arma del crimen, entonces el imperio fue el asesino, operando a través de su cómplice—la educación. Para vengar su suicidio, busco terminar las adicciones mediante la abolición de la educación para acabar con los comportamientos destructivos de la sociedad moderna.

El Imperio está basado en la adicción. La principal adicción de éste, es lo que se conoce como “recursos naturales.” La mera categoría de “recursos naturales” es sintomática con la perspectiva del Imperio sobre la Tierra: viéndola como un objeto inanimado que debe ser usado y abusado; así como un adicto con la droga de su preferencia. Esta adicción a los recursos naturales es patriarcal en forma y suicida en su naturaleza. Por patriarcal, me refiero a que es caracterizada por una híper-masculinidad y por una dominación del macho hacia todo. El Imperio crece a partir del abuso de una base local de tierra, arrebatando todo a su paso sin consentimiento y nunca devolver. A través de la sustracción, el Imperio tiene la oportunidad de crecer de manera económica y así, aumentar las capacidades industriales y militares que lo hacen experto en dominar tierras y personas, alejándolos de sus raíces originarias.

Desde el proceso de sustracción y abuso de la tierra, resulta un suelo infértil y un completo agotamiento. En orden para mantener la infraestructura de esa sociedad, el Imperio necesita conquistar y colonizar otras tierras—y personas—para extraer los necesitados “recursos” para alcanzar su dosis. Siguiendo este patrón y reconociendo que la Tierra por sí misma tiene mucho pillaje; la adicción del Imperio a los “recursos naturales” eventualmente acabará con la muerte de todos los que dependen de dicha infraestructura para mantener diariamente una vida inerte.

Para evitar la muerte prematura por la adicción del imperio, nos ayuda analizar cómo funciona la adicción y como estamos implicadxs en ella. La remuneración estimulante que el Imperio experimenta desde su adicción a los “recursos naturales”, es la habilidad de disfrazar la realidad de acuerdo a la voluntad caprichosa de sus dominantes (por ejemplo las leyes colonizadoras, conspiraciones del desarrollo, los drones, tanques y prisiones). Las consecuencias adversas son muerte global y la manifestación del Infierno sobre la Tierra gracias a la subversión de la ley de la naturaleza. La remuneración estimulante de las experiencias individuales que el dinero incluye, son la autoridad y el confort que el Imperio garantiza a lxs usarixs del dinero. Andar con dinero se permite a una persona viajar el mundo en caminos colonizados por el imperio y asimismo se permita la colonización de nuevos caminos para el Imperio ocupando su caja de herramientas de conquista. Los terribles resultados del uso compulsivo y compulsorio del dinero, incluyen la limitación de caminos posibles de la vida (sólo se puede vivir para el imperio), destrucción a largo plazo del planeta Tierra, división de comunidades, dependencia absoluta al Imperio y sabotaje de nuestras habilidades para crear algo independiente a éste, y por supuesto, adicciones secundarias.

El Imperio usa la educación para inyectar la adicción al dinero y así mismo, dependencia y control de éste. No es decir que la educación es la causa exclusiva de la adicción más bien que el propósito principal de la educación es enseñar la adicción al dinero. Esto hecho es bien evidente de mirar la historia de la educación con los internados para los pueblos indígenas y por ver la conexión entre la educación y el “mercado de trabajo” hoy en día. El dinero es un mecanismo principal de control para el Imperio, se usa para fortalecerse a través del terror y la violencia (es decir: justicia criminal, policía y prisión); y es sistemáticamente propagado a cada generación gracias a la educación. El dinero, es primordial para la gente que se subordina al Imperio y para quienes nos traicionan a través de nuestra capacidad de relacionarnos directamente con la Tierra como seres autónomos.

La educación se asegura de que nosotros hablemos el lenguaje del dinero. Ya sea en la búsqueda de nuestra supervivencia en el “mercado laboral” y/o no poder absolvernos como individuos o comunidades autónomas capaces de reconocer nuestras necesidades, independientes a las exigencias del Imperio.

Una vez que el ser humano es adicto al dinero, las adicciones secundarias a varios productos del Imperio usualmente son desarrollados. Esto sucede, por mencionar algunas razones, porque:

1) Las adicciones del Imperio son normalizadas y socialmente aceptadas—si no deseadas—de manera impuesta, en el proceso de la educación. Por ejemplo, a la infraestructura industrial, el mercado laboral, y la gasolina.

2) El trauma que la gente experimenta al ser educado por comportamientos adictivos. Tales como, las dependencias químicas al alcohol y a diversos fármacos de prescripción médica y/o dependientes. Estamos forzadxs afuera del cuidado de nuestxs padres y familia por varias horas diario, controladxs por desconocidxs y archivadxs en lotes según nuestra fecha de producción. Estamos evaluadxs como individuxs sin ninguna responsabilidad ni apoyo de nuestras colegas. Niñxs estás esforzadxs quedar adentro de un edificio por la mayoría del día en vez de interactuar con la naturaleza y alimentar su espíritu a través de conectar con la tierra. Cuando eso no funciona bien para alguien, maestrxs y administradorxs lo castiguen como fuera la fuente del problema. Si tiene muchos problemas ajustándose al sistema fascista que es la educación, esté diagnosticadx con una “discapacidad de aprendizaje” y lo pasan drogas adictivas que lo guían a otras drogas ilegales que lo lleven a otra forma de cárcel menos cómoda que la de la escuela. La combinación de experiencias dolorosas y la individualización ayuda crear personas propensas a la adicción que no están preocupadas con los efectos de su propio comportamiento para los demás ni propensas de pedir ayuda.

3) Al navegar en nuestras vidas, de acuerdo a los mapas de la sociedad adinerada, uno tiende más a interactuar con sustancias comunes y adictivas que se consiguen única y exclusivamente con, por y mediante el dinero.

4) Las sustancias adictivas juegan un papel clave en la contrainsurgencia del Imperio contra aquellos que benefician la destrucción de un sistema de control monetario. La drogas y el alcohol están usados para fracturar las comunidades, mantener el pueblo distraído afuera de luchas de liberación, y para criminalizar y encarcelar. Dos ejemplos muy claros de como la adicción está sirviendo el imperio de la supremacía blanca, podemos notar el uso de alcohol contra los pueblos originarios de los Estados Unidos y el uso de crack contra las comunidades negras/afro americanas.

Con todo esto en mente, para vengar la muerte de mi padre y sin fines más como la suya, y prevenir nuestro propio suicidio colectivo, convoco la abolición total de la educación, el dinero y el imperio. La educación debe estar abolida y no reformada porque reformar una institución que no fue creada para nuestro beneficio en el primer lugar no nos ayudará para nada. Debemos abolirla y cultivar nuestras propias formas de aprendizaje que hagan lo que necesitamos de ellas. Debemos movernos rápidamente para (re)conocer y cultivar nuestras capacidades de aprender y compartir lo que necesitamos, de acuerdo para VIVIR de manera digna y verdaderamente autónoma al Imperio y a la educación.

Al diablo con todas estas promociones imperialistas de “Más educación y mejores trabajos”. Al diablo con el Fondo Internacional Monetario, el Banco Mundial y sus planes de integrar al mundo entero en el Imperio del dinero. Permítanos ver y ser partícipes de la asimilación y resistencia de los pueblos originarios a este sistema de poder, para aprender cómo podríamos reclamar nuestra relación con la Tierra y con lxs que nos rodean, cosas que el mismo Imperio nos ha robado usando la educación. Permítanos ver a las plantas salvajes y la medicina que se siembra por todos lados. Permítanos movernos en caminos más allá de las autopistas y carreteras creadas para el comercio y la guerra. Permítanos mirar a los ríos que no se limitan sus viajes según las fronteras genocidas coloniales de los estados naciones. Permítanos aprender de los flujos ancestrales y culturas miríadas y sistemas de conocimiento presentes entre nosotrxs. Déjenos sabotear el mecanismo de encarcelamiento de la educación y terminar su perpetuo adoctrinamiento hacia la juventud, ante un suicidio global.

¡Ya basta!

¡Alto a las adicciones, a la educación y al imperio!

¡Al diablo con los parásitos que odian a la Tierra!

¡Larga vida a la Madre Tierra y a aquellxs que buscan VIVIR junto con ella!

Advertisements

One thought on “De la Necesidad de Vengar el Suicidio de mi Padre: Adicción, Educación, Imperio y Dinero

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s